Como estaba previsto, con las habituales prisas electorales, se han iniciado ya las obras de “rehabilitación” del Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi, para su conversión en una macro-oficina municipal.

Lo que podría haber sido la recuperación de un edificio único, la apertura a la ciudadanía de un espacio espectacular y la conexión con una parte fundamental de la memoria de nuestra ciudad, se ha convertido desgraciadamente en pésimo proyecto arquitectónico que esconde bajo la denominación de “rehabilitación” una re-construcción o una falsificación de un patrimonio, cuyo enorme valor no ha sido capaz de entender este ayuntamiento.

Lamentablemente los actuales responsables políticos municipales, con la connivencia de la directiva actual del COAM y de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, han hecho caso omiso de las comunicaciones realizadas por la más prestigiosa organización internacional de arquitectura moderna, Docomomo Internacional, así como de los técnicos y organizaciones nacionales especialistas en arquitectura y patrimonio. Tampoco se han escuchado las justificadas críticas al proyecto de una ciudadanía, que fue la que realmente luchó y salvó al Mercado de ser trasvasado vergonzosamente a manos privadas por la anterior corporación municipal.

Ahora sólo queda la lucha legal por los graves incumplimientos en los que se está incurriendo con la puesta en marcha de este proyecto, la adjudicación de la obra y su ejecución.

No sabemos si el Ayuntamiento ganará algo con esta obra. Lo que es seguro es que quien pierde con esto es la ciudad de Madrid.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.
A %d blogueros les gusta esto: