El Ayuntamiento ha iniciado la firma del contrato que supondrá la reconversión del Mercado de Legazpi en un macro-contenedor administrativo (traslado de 2.000 trabajadores municipales): para justificar este proyecto que supondrá la destrucción de algunos de los valores únicos de este espacio, el ayuntamiento intenta trasladar un relato acerca del falso consenso de este proyecto, que en realidad cuenta con la oposición del movimiento ciudadano que impulsó la reapertura del espacio y de una parte importante de los técnicos y especialistas en arquitectura y patrimonio.

Este es el otro relato del proceso del Mercado de Legazpi (PDF):

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.
A %d blogueros les gusta esto: